domingo, 12 de febrero de 2017

INFORMES Y ANEXOS


INFORMES Y ANEXOS. 1º. Temas Generales. Cataluña en la Guerra Civil

[La transcripción de los comentarios de Pere Arola  sobre el día a día de la Guerra, resulta compleja y lenta. Por ello, pasamos, antes de continuar con esa transcripción, a transcribir sus comentarios resumen de la situación de Cataluña durante los años de la contienda.

Más adelante, recuperaremos las anotaciones del día a día. Además esa previa transcripción de los Informes y Anexos, nos ayudará a entender mejor, más adelante, los detalles concretos que destaca Pere.]

[I. Visión conjunta de la época de “dominio rojo” en Cataluña]


Bandera republicana
El día 26 de Enero de 1939, jueves, a las 17 horas, terminó, con la pacífica y triunfal entrada de las tropas de Franco en Barcelona, el dominio “rojo” en esta ciudad; dominio rojo que venía persistiendo desde la madrugada del 19 de Julio de 1936, domingo, en que se iniciara, al mismo tiempo que la sublevación militar que había de fracasar, el movimiento revolucionario para sofocarla.


Cartelón franquista


Durante este período, de más de treinta meses,  todas las calamidades, crímenes y atropellos, se sucedieron en Barcelona sin interrupción, en forma tal que desde cualquier punto de vista puede afirmarse  que los hechos ocurridos en Barcelona en este período son de una magnitud tal como jamás en la historia de la ciudad se produjeron hechos remotamente semejantes e incluso sobrepasan en todos los órdenes a las calamidades sufridas por todos los pueblos.





Ni la Revolución Francesa, ni la rusa se acercan de mucho a la profundidad y amplitud de la española, y, en particular de la catalana. Todas las revoluciones tienen un cariz predominante (político, la francesa; social, la rusa)... y las otras actividades del país apenas son rozadas. 


Milicianos

En cambio, en España, la revolución profundísima en el orden social o político, lo es aún más en el religioso, y consecuencia de esta mayor amplitud y profundidad (en el orden social va mucho más adelante que la rusa) es una conmoción profundísima en la vida del País (moral, económica, sanitaria, intelectual, etc.); y, como si esto fuese poco, la revolución trae aparejada una guerra civil que sale pronto de dicho marco  para caer en el de un asunto observado y atizado por las Naciones.    



Puede pues muy bien decirse que nunca se ha visto en la historia de Europa una revolución tan extensa y profunda y desde luego en Cataluña jamás había habido una conmoción que admita comparación con esta. Desde el origen  de Catalunya al alborear el siglo IX no había visto el país nada semejante, incluso teniendo en cuenta las proporciones más reducidas del país en los siglos anteriores.   



  En el orden religioso, la destrucción absoluta de todo lo religioso, material y moral; en el militar, la destrucción absoluta de toda organización militar; en el político, la desaparición de todos los derechos civiles; en el social, la abolición práctica de toda propiedad y de toda organización económica de tipo libre; en el económico, el colapso absoluto de las transacciones económicas y comerciales; en el jurídico, la abolición de todo principio jurídico civilizado y el establecimiento de los asesinatos desde los Tribunales; en el de Orden Público, el asesinato continuado (millares y millares, en pocos meses), el robo y todas las actividades delictivas en manos de los detentadores del poder.


Iglesia de San Francisco de Sales: las dos visiones
Aunque dentro de los partidos que colaboraron en la revolución se quiso, por algunos hombres, poner freno a esta oleada de barbarie y salvajismo, no pudo conseguirse nunca nada y el último día, como el primero, las características esenciales del sistema y sus detalles externos eran más o menos los mismos.

[II. Períodos en que se ha desenvuelto la situación en Cataluña]

Tres períodos pueden distinguirse:

Fuerza de la CNT
1º) del 19 de Julio de 1936 a principios de Mayo de 1937.

2º) desde Mayo de 1937 al final de Marzo de 1938.

3º) desde Marzo de 1938 a Enero de 1939

El primer período es el del dominio preponderante de la FAI. 


El segundo es el del dominio de las tendencias moderadas del Socialismo con el Comunismo, sobre los Sindicatos.




El tercero representa la alianza del Comunismo con los Sindicales en contra de las tendencias moderadas.

[III. La sutil actuación del “comunismo”]



En toda la revolución se ve la táctica sutil del Partido Comunista que apoyándose ora en unos, ora en otros, pasa de una posición insignificante a ser el árbitro de la política del país, debido, claro está, a que aparte de la formidable labor de captación entre el pueblo, procura que en el ejército que se crea sean suyos los mandos y todos los resortes y armas principales, resultando que esto le permite ejercer una verdadera y terrible dictadura pues tiene el P.C. en sus manos toda la fuerza efectiva del país: los moderados solo son tolerados para poder mantener delante del extranjero la ficción de la República Democrática necesaria para que los países democráticos no retiren su ayuda; en cuanto a las Sindicales, se pliegan éstas a sus caprichos pues saben muy bien que sin la ayuda del P.C. ya no existirían: así es como de unos adversarios han pasado a ser dóciles criados. 


No será necesario decir que el P.C. no es sino el organismo representante del comunismo ruso y francés y de todos los elementos de disolución internacional




El arraigo en el país del P.C. estará en todo caso en las masas agrícolas de Andalucía y La Mancha, que le han proporcionando hombres para sus voluntarios, guardias, comisarios y soldados; y en los obreros industriales de Madrid y Asturias; y en los intelectuales de última fila de Madrid, de los que han salido sus oficiales y jefes, sus funcionarios, profesores, etc. ; pero no en las masas agrícolas e industriales catalanas, donde son las sindicales (principalmente la C.N.T.) las que tienen fuerza, y donde el P.C. (ó el P.S.U) tienen una fuerza exclusivamente artificial, de cuatro intelectuales y cuatro “arribistas”, que no es nada al lado del arraigo de las ideas de la Esquerra  y de sus bases en las clases populares e intelectuales, y del más fuerte aún de las ideas anarquistas y confederales.

[IV. El porqué del rápido hundimiento del frente republicano en Cataluña]
El “Estado Español” en Barcelona es sencillamente una “casta” superior venida enteramente de diversos puntos de España y que tiene sojuzgado el país hambriento y esclavizado mientras ellos viven opíparamente. 

Presidente de la República desde 1937

Solo así se explica el rápido desenlace de la dominación roja en Cataluña: en efecto, menospreciada continuamente la Esquerra por el gobierno rojo, a pesar de controlar la mayoría de la masa campesina, y esclava la C.N.T del régimen que controla todas las masas industriales; y existiendo enormes masas, casi mayoritarias tanto en la ciudad como en el campo, afectas a las ideas derechistas y actualmente, desde el primer día de la revolución, incondicionales del movimiento nacional, determinadas ellas por las condiciones del régimen social del país, resulta que el gobierno tiene una masa recelosa o abiertamente hostil y su único apoyo estriba en los refugiados de todas clases y categorías venidos a Barcelona y a los pueblos durante la guerra, y en los arribistas del P.S.U.C , dispuestos a ponerse siempre a las ordenes del que detente el poder. 

Esa es la causa esencial de la rápida caída del frente; y a esta causa interna se añade la externa de la falta de toda clase de suministros a consecuencia de la separación con el resto de España y de la incorregible política de privilegio para sus adeptos incondicionales, en abastos, seguida por el gobierno rojo.


Por esto, los éxodos de poblaciones civiles en Cataluña tienen siempre el carácter de marcha de una casta dominante (la de los incondicionales refugiados indicados) quedando la población antigua cualesquiera que fuesen sus ideas y actuación política o social. Es diferente el caso de Asturias y Vizcaya en que marchó la parte más roja de la población que es precisamente la misma que ha marchado ahora de Cataluña.

[V. Posible más dura resistencia “roja” en otras zonas de España]

De acuerdo con esto, podría ser que en el resto de la España roja la resistencia fuese mucho más dura y el avance más lento, pues, aparte que allí el problema de abastos no se ha presentado, incluso en las ciudades, con el carácter desesperado de Cataluña, no existe ninguna de las causas internas de descomposición que aquí han actuado vigorosamente sobre los soldados y los llamados (determinando la inhibición absoluta del soldado y la ocultación de los nuevamente llamados), pues los partidos republicanos no tienen ninguna fuerza, y la C.N.T. tiene un carácter mucho más disciplinado que en Catalunya (en donde, al lado de unos directivos de un anarquismo sin ton ni son, hay una masa sin formación ni convicciones) mientras los partidos marxistas, especialmente el partido comunista tienen allí todos sus afiliados y tanto en la ciudad de Madrid como en el campo, hay unos elementos disciplinados y encuadrados con profundas convicciones no existiendo además las grandes masas sociales campesinas de tendencia derechista que hay en Cataluña, debido al diferente sistema de la propiedad territorial. 

[VI Referencia al siguiente informe: el de los “abastos”]



Después de haber hecho un estudio sobre los bombardeos, (breve nota en catalán que transcribimos en cursiva) pasamos a hablar de la cuestión de la alimentación durante el período rojo.

Nota: Segons informacions “nacionals”, que semblen certes pels detalls especials dels atacs, son fets pels mateixos rojos: el bombardeig del 19 de Juliol a la Catedral; el 16 d’Agost als carrers de Santa Caterina; el 6 d’Octubre y el 31 de desembre de bombes petites, tots ells del any 1938. Els tres primers es caracteritzen per ser de poques bombes; l’últim de bombes molt petites